Aprendizajes 2020: ¿Qué logramos en EBA? y ¿cuáles son las expectativas para el 2021?

Pronto empezaremos un nuevo año escolar en el contexto de la pandemia por el covid-19 y sus mutaciones. No obstante los avances científicos con las vacunas, que generan gran expectativa en unos y desconfianza en otros, la ansiedad y el temor continúan por la incertidumbre que se palpa en todos los ámbitos de la vida. En “Los siete saberes necesarios para la educación del futuro”, ya en 1999, Edgar Morin planteaba como uno los saberes aprender a enfrentar la incertidumbre, ya que es una condición permanente de la historia y de la experiencia humana, que la pandemia ha visibilizado con nitidez.

En este contexto de incertidumbre agudizada, en nuestro país se viene implementando la educación remota con la estrategia “Aprendo en Casa”. Las y los docentes están buscando, encontrando, creando y recreando distintas formas de propiciar aprendizajes significativos con sus estudiantes. Para conocer cuáles con los aprendizajes logrados en el 2020 como referente importante para el 2021 invitamos a docentes de la Red de educadores de EBA a compartir sus experiencias, reflexiones y propuestas. Agradecemos a Magda Mosquera, directora el CEBA Jorge Chávez de Chorrillos; a Lucila Gonzáles, directora del CEBA Carlos Wiesse de Comas; a Hugo Tarazona, director del CEBA Juan Guerrero Quimper de Villa María del Triunfo; a Margot Lliuya docente del CEBA Pachacutec de Villa El Salvador; a Jane Pérez, docente del CEBA PAEBA de Villa El Salvador, a Edwin Ariza, docente del CEBA Micaela Bastidas de Los Olivos; y a Arleny Romero, docente del CEBA Almirante Miguel Grau de Comas.

Aprendizajes: del 2020 al 2021

Hay coincidencia en que, tanto para docentes como para estudiantes de Educación Básica Alternativa (EBA), un aprendizaje significativo es el manejo de recursos digitales y aplicativos como meet, zoom y WhatsApp para enseñar y para aprender mediante sesiones remotas. Lucila reflexiona: “No estábamos preparados los maestros y tampoco los estudiantes, ambos hemos tenido que ir aprendiendo en el proceso. Los maestros una vez más con la capacidad para resolver problemas generaron distintas formas de llegar a los estudiantes, unos con mayor éxito que otros. Los estudiantes se vieron obligados a poner en práctica el aprendizaje autónomo, así como manejar la tecnología para el aprendizaje y no solo para la vida social”.

Por su parte, Jane afirma: “Ha sido un año de lecciones aprendidas para los estudiantes y docentes en el uso de las TIC como herramienta fundamental para desarrollar aprendizajes. Una de las fortalezas es que los estudiantes se han ido adecuando a la forma virtual remota en el desarrollo de las sesiones de aprendizaje”. Arleny afirma: “Aprendí a desenvolverme bien en el aula virtual a través del WhatsApp, prepararme en Power Point con mi Bitmoji personal, en Classroom y videos interactivos”. Al respecto, Margot, plantea la necesidad de “Hacer un análisis de las estrategias trabajadas el 2020, identificando las que más resultaron para potenciarlas e investigar e innovar en esa línea de trabajo.”

En general, manifiestan que no han observado diferencias por género en los aprendizajes. No obstante, Margot señala: “Una diferencia resaltante es que las mujeres tienen mayor rol en la familia, dejándoles poco tiempo para el estudio”, y Edwin manifiesta: “No se observa ninguna diferencia, salvo de las mujeres que tienen que atender a sus hijos o familia y seguir sus estudios”. Es decir que reconocen diferencias en las condiciones en que las estudiantes mujeres realizan sus estudios, lo cual les demandaría mayor esfuerzo para su aprendizaje.

En perspectiva al 2021 hace falta ser conscientes de los logros, las limitaciones y carencias a fin de ampliar oportunidades y facilitar condiciones para lograr aprendizajes, no sólo para aprobar las áreas curriculares, lo cual es importante, sino para que sean significativos para su vida familiar, laboral y ciudadana.

Al respecto, Jane plantea: “En el área de comunicación desarrollar las competencias de Lee y escribe diversos tipos de textos en su lengua materna ha sido muy relevante, de mucho interés y utilidad para los estudiantes, lo cual ha permitido que puedan construir sus propios aprendizajes de manera autónoma. Sin embargo la competencia se expresa oralmente en su lengua materna, dada la forma virtual ha sido trabajada con ciertas dificultades, debido al limitado acceso a conectividad de los estudiantes”. Arleny prioriza como aprendizajes significativos a lograr este año: “practicar la lectura, y el desarrollo de problemas matemáticos explicando cómo lo realiza o entendió.”

En base a la experiencia docente, Margot propone: “Generar proyectos productivos con ayuda de las TIC. Nuestros estudiantes no pueden estar alejados de la tecnología, más aun, sabiendo que se dedican al trabajo informal, de esta manera pueden promocionar sus productos o sus servicios”. Propuesta en sintonía con la de Edwin: “Concretizar sus aprendizajes en las áreas de sus vidas, laboral, familiar, personal”.

De otro lado, Lucila refuerza la importancia de las competencias antes mencionadas cuando plantea promover “Aquellos aprendizajes que nos permiten seguir aprendiendo durante toda la vida, los llamados aprendizajes básicos: leer, escribir, comunicación oral, realizar cálculos y resolver problemas. Además aprender a vivir en sociedad, es decir habilidades, actitudes y valores para convivir con los demás partiendo de valorarse a sí mismo para valorar todo aquello que lo rodea.” A ello se suman los aportes de Magda, quien plantea la necesidad de que las y los estudiantes aprendan técnicas de aprendizaje y de Hugo quien alerta sobre la importancia de elaborar material pedagógico para la modalidad de EBA y para el trabajo remoto.

Las condiciones básicas para lograr dichos aprendizajes

Sabiendo que una cantidad importante de estudiantes ha tenido dificultades de acceso a conectividad y por ende para participar en las clases remotas, directivos y docentes coinciden en la necesidad de resolver este problema. Jane lo expresa de la siguiente manera: “El acceso de los estudiantes a conectividad es fundamental para lograr desarrollar los aprendizajes. También para que el maestro pueda buscar mejores herramientas en las TIC, tener un directorio actualizado para garantizar la comunicación con los estudiantes”.

Para ello, Magda consideran necesario “hacer un mapeo de las y los estudiantes” y focalizar a quienes tienen mayores problemas. Concuerdan en la necesidad de buscar estrategias para facilitarles laptops o PC, contar con un plan para poyarles con las recargas, brindarles datos para que puedan acceder a plataformas virtuales, proporcionarles también línea de acceso por medio de la telefonía. Edwin recomienda que las y los estudiantes “aprendan a planificar los tiempos para sus estudios”, lo cual constituye un aprendizaje a incluir como parte de la formación integral que será de mucha utilidad a lo largo de su vida.

Si bien para la educación remota los aspectos técnicos son fundamentales, éstos son herramientas que docentes y estudiantes deben saber utilizar con criterio pedagógico, capacidad crítica, y creatividad. Para ello, Magna, Lucila y Hugo coinciden en la necesidad de que las y los docentes reciban una mayor preparación en cuanto al monitoreo y acompañamiento del aprendizaje a distancia utilizando herramientas tecnológicas.

Un propósito compartido

Directivos y docentes comparten el propósito de mejorar los aprendizajes mediante sesiones remotas más motivadoras, participativas y lúdicas, y coinciden en propuestas que involucran la gestión pedagógica y la gestión administrativa.

En primer lugar, reconocen el trabajo entre pares, el interaprendizaje, el intercambio de experiencias como valiosas estrategias para el desarrollo profesional y para potenciar el aprendizaje cada vez más autónomo de las y los estudiantes. Mencionan: organizar grupos de inter aprendizaje semanales para revisar y adecuar los materiales proporcionados por la dirección de EBA a las características y necesidades de las y los estudiantes; trabajar por grados, áreas o campos de conocimiento en las horas colegiadas; capacitarse invitando a colegas con más dominio de las TIC, del propio CEBA u otros; elaborar materiales de autoaprendizaje para estudiantes; organizar sesiones lúdicas con participación de todos los estudiantes para lograr su identificación con la institución, ya que muchos no se conocen de manera presencial; producir recursos pertinentes que lleguen al estudiante sin la necesidad de que se consuman los datos; formar equipos de trabajo por grados para elaborar y desarrollar proyectos de acuerdo al contexto.

En el actual momento, es fundamental fortalecer las competencias socioemocionales, el autocuidado, el conocimiento sobre las vacunas y su función para prevenir enfermedades, la responsabilidad ciudadana del cuidado de la salud pública como un derecho y un bien común.

A fin de sumar esfuerzos para ofrecer mejores oportunidades a las y los estudiantes, Hugo considera necesario: “Buscar aliados, conseguir donaciones.” En igual sentido Lucila sugiere “Desde la dirección plantear posibles convenios con universidades (departamento de psicología) que pueden desarrollar talleres motivacionales y de cuidado de la salud emocional en forma virtual con grupos de estudiantes.

Si bien en cada CEBA se pueden tomar diversas iniciativas, es necesario que el trabajo sea articulado entre las distintas instancias educativas. Para este año, Lucila plantea que la unidad de gestión educativa local (UGEL) acompañe de manera permanente a las y los docentes brindando asistencia técnica en estrategias de acompañamiento al estudiante; el Ministerio de Educación (Minedu) debería hacer el esfuerzo de brindar oportunidad a EBA en las clases a través de TV y el acceso a internet. También recomienda que tanto el Minedu como la Dirección Regional de Educación de Lima Metropolitana (DRELM) envíen las propuestas de sesiones y materiales con la debida anticipación para que puedan ser comprendidas y evitar aplicarlas a la “carrera”.

Como vemos, directivos y docentes están respondiendo a situaciones de incertidumbre reconociendo el contexto y momento en que les toca actuar, abiertos a aprender desde y para su experiencia mediante la reflexión y accediendo a nueva información en lo que es necesario, y así imaginar diferentes alternativas para mejorar su desempeño a nivel personal e institucional.

(Escribe: Nora Cépeda,  profesora, Tarea)