Revista TAREA

Resultados

Sí a la igualdad de género en educación

Edición 94 - julio del 2017

Politicas Educativas

La lucha de las mujeres por la igualdad de género en el Perú. Un recorrido por la educación y la acción política

Jennie Dador Tozzini

El valor agregado del enfoque de igualdad de género en la Educación Básica

Eliana Villar Márquez

Las políticas educativas y la incorporación de género en la educación (1990- 2016): un campo en disputa

Fanni Muñoz Cabrejo

Transversalización del enfoque de género: una política de Estado en el Perú

Patricia Carrillo Montenegro

El enfoque de género en el Currículo Nacional de Educación Básica

María Amelia Palacios Vallejo entrevista a ANGÉLICA MARÍA MONTANÉ LORES

La violencia de género contra las mujeres

Gaby Cevasco Farfán

Igualdad de género: cuando los miedos invaden la vida cotidiana

Santiago Pedraglio Mendoza

Pensamiento Pedagógico

¿Cómo interpelar la cultura patriarcal en la formación docente?

Claudia Korol

Innovando

Fortalecimiento de capacidades para la gestión educativa descentralizada con enfoque de género

Yolanda Noemí Rojo Chávez

La promoción del enfoque de género en las escuelas rurales de Fe y Alegría

Rosa María Mujica Barreda

Análisis de la práctica docente desde el enfoque de género. Un aporte al cambio

Manuela Claudet Abanto y Nelly Palacios Pinto

Transformando los estereotipos de género en el aula. Una experiencia docente intercultural

Hilario Díaz Peña

Una experiencia de reconocimiento de la igualdad de género con estudiantes de Secundaria

David Parra Huaynates

Homenaje

Juan Carlos Tedesco: in memoriam

Xavier Bonal Sarró

Reseñas

De la normativa a la práctica: la política de la educación sexual y su implementación en el Perú

Centro de Investigación Interdisciplinaria en Sexualidad, Sida y Sociedad (IISSS) de la Universidad Cayetano Heredia

International Technical Guidance on Sexuality Education: an Evidence-Informed Approach for Schools, Teachers and Health Educators

Fernando Berríos Bustamente

EDITORIAL TAREA Nº 94

El Currículo Nacional de la Educación Básica 2016 plantea: “En una sociedad diversa y aún desigual y, al mismo tiempo, con enormes potencialidades, aspiramos a una educación que contribuya con la formación de todas las personas sin exclusión, así como de ciudadanos
conscientes de sus derechos y sus deberes”.

Una educación sin exclusiones exige al Estado y los educadores asumir una postura ético-política fundamentada en los derechos humanos y en los principios de igualdad, equidad, justicia y reconocimiento de la diversidad, y comprometerse con la eliminación de los factores que excluyen y discriminan a las personas, por ejemplo, por razones de género. Por eso
es imperativo incluir esta perspectiva en el proceso educativo y contribuir a la formación de mejores ciudadanos y ciudadanas.

El 27 de enero del 2017 el colectivo denominado Con mis Hijos no te Metas encabezó una concurrida marcha demandando al presidente de la República y a la ministra de Educación, Marilú Martens, el retiro de la “ideología de género” del Currículo Nacional de la Educación Básica y la derogatoria del DL 1323, que eleva el rango de las penas por crímenes de odio con “móviles de intolerancia o discriminación, tales como el origen, la raza, religión, sexo, orientación sexual, identidad de género…”. Poco más de un mes después, el 4 de marzo, el Congreso de la República aprobó la derogatoria parcial del DL 1323 en las partes que mencionaban la orientación sexual e identidad de género, como causales de discriminación y castigadas por el Código Penal. Abonaron así a la indefensión de la población homosexual y LGTBI y a la profundización de la discriminación y la exclusión en el país.

Estas afirmaciones y las demandas que las han sucedido, entre ellas la acción popular de un colectivo de padres de familia para derogar el Currículo Nacional de la Educación Básica, han generado una controversia entre el pensamiento conservador y el pensamiento democrático en torno al enfoque de género en la educación.

El pensamiento conservador no acepta que la biología (el sexo con el que nacemos) no determina nuestra identidad sexual, que aprendemos a ser mujeres u hombres a partir de roles construidos socialmente y que aún hoy continúan subordinando a las mujeres a los varones y logran que ellas no disfruten de los mismos derechos que ellos. Un pensamiento que solo admite el enfoque binario de la sexualidad y expresa un rechazo absoluto a la existencia de otras maneras de vivirla que no sean las heterosexuales.

En cambio, el pensamiento democrático sobre el género y la identidad sexual reconoce que la mayoría de las mujeres enfrentan grandes desventajas para acceder y participar en la educación, la salud, el trabajo, la generación de conocimiento y la política, y busca comprender y actuar sobre las causas y las consecuencias de estas desigualdades. Se compromete a que la perspectiva de género y el respeto a la diversidad se hagan evidentes en la forma de educar,
relacionarnos con los demás y gobernar el mundo y nuestras instituciones. Distingue entre la biología y los componentes culturales y sociales que nos imponen roles a hombres y mujeres. Acepta, como ya lo ha hecho la Organización Mundial de la Salud, que uno no elige su identidad de género u orientación sexual sino que nace con ella, y lucha por ello por los derechos de las personas con otras orientaciones sexuales diferentes a la heterosexual, así como las feministas lo hicieron por los de las mujeres.

Este número de la revista Tarea está dedicado a echar luces sobre esta controversia desde el ángulo y experiencia de personas, instituciones nacionales e internacionales y movimientos feministas que han asumido el enfoque de género como un imperativo de la educación, las políticas públicas y las prácticas pedagógicas. Encontrarán en esta edición un recuento de las luchas de las mujeres por el acceso a la educación y la participación social y política en el Perú, una explicación de por qué el enfoque de género es indispensable para cuestionar las desigualdades entre hombres y mujeres y un análisis de los hitos más importantes de la experiencia de incorporación del enfoque de género en las políticas del sector Educación. Además, respuestas a preguntas como ¿qué están haciendo los Estados para erradicar la violencia de género?; ¿pretenden el Ministerio de Educación y los docentes “homosexualizar” a los niños y niñas a través del currículo nacional, como afirman voceros del colectivo Con Mis Hijos no te Metas?; ¿existen los crímenes de odio y la violencia de género?; ¿hay en el Perú experiencias demostrativas de la posibilidad de introducir la perspectiva de género en la educación básica?, ¿qué resultados tuvieron, qué aprendimos de ellas?